GR 113. Cedillo-Alcántara. II

Continuamos el periplo narrativo de la aventura de cinco muchachitos, no tanto, que una semana santa cuando los moscosos aún eran generosos, se lanzaron a descubrir el Tajo Internacional. En el anterior capítulo hablábamos del plan de viaje y la primera etapa, vamos con la segunda.

2ª etapa: Santiago de Alcántara – Membrío

23,4 Km, salida a las 10.00, llegada a las 16.56, casi 7 horas, con una velocidad media en movimiento de 5km/h. Dificultad baja, ascenso de nivel medio en los alrededores de la Atalaya, con una altura máxima de 510 m.

Más detalles en el fichero de estadísticas y el kml de la ruta Santiago-Membrío. Al igual que con fichero anterior, Earth posiciona la hora en -2, debe estar haciendo algún ajuste de zona horario desconocido o involuntario por mi parte.

Perfil de ruta

Empezamos la jornada, tras un agradable descanso y un buen desayuno a base de zumo, huevos revueltos y alguna tostada en el Buraco (habrá que reconocer los buenos servicios) bajando a Santiago y haciendo una visita al centro de interpretación El Péndere, muy conocido entre AMPAS de primaria, y con algunos montajes muy interesantes a medio camino entre la multimedia y la recreación. Avituallamiento de primera necesidad, pan, fruta, frutos secos y embutido, en una tienda del pueblo y en marcha hacia la Atalaya.

El primer tramo de la etapa, entre Santiago y Membrío, guarda uno de los mejores momentos de toda ruta, un enorme alcornocal plagado de helechos, torvisco o espino albar entre muros de piedras con un terreno rojizo reforzado con cemento (y esto es de agradecer) en las subidas, cortas pero muy empinadas, posiblemente el biólogo de la expedición podría aportar algo más a esta descripción de corte naturalista.

La llegada a Carbajo va dibujando como será el resto de la etapa, otro cambio brusco del terreno. Llega el momento de las grandes dehesas, de los venados y los rastros de jabalí. Nos rodean las mayores fincas de la región, con propietarios ausentes e incluso fondoinversionistas (cuenta la leyenda que un fondo de inversión japonés es el propietario de una fina de 3000 Htas). Dibujamos Clavería, Mortera, Garay,… fincas de caza mayor, a las que a veces pienso les estamos haciendo el caldo gordo con esta declaración de la parque natural.

Un terreno muy llano, agradable de practicar y con buenas sombras y fuentes a su paso. Tuvimos la oportunidad de aprender la diferencia entre distintos tipos de águilas que salieron al paso, contemplar el vuelo de los buitres y de observar manadas de pepas ya con sus nuevas crías. Las pedrizas de la ladera sur-este de la sierra de Santiago que nos acompaña durante este tramo llaman la atención por momentos.

En el último tramo, ya llegando a Membrío, toma posesión la más tradicional dehesa, con un terreno aún más llano y mas labrado, se van apreciando pequeñas parcelas de terreno, los muros de piedra se apoderan del paisaje hasta llegar al pueblo en pleno jueves santo. ¿Procesiones? No, reencuentros más bien.

Antes de ir al hostal buscamos a María, la señora que gracias al alcalde Gilete, nos ha facilitado una casa para dos de nosotros; en el hostal sólo pudimos reservar dos habitaciones, y es que como ya hemos comentado, en estas fechas los pueblos se llenan de sus propias gentes.

El hostal, limpio, agradable y un tanto ruidoso, normal en esta época. Nos ofrecen una cena a base de raciones mientras vemos al Athletic. Lo peor, a otros les ofrecen otros manjares ¿y a nosotros porqué no?

Primeras lesiones, curas y descanso. Mañana Alcántara.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Leave a Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *